La NIC 21 generalmente requiere el uso de una tasa de cambio de contado cuando una entidad informa sobre transacciones en moneda extranjera o los resultados y la situación financiera de un negocio en el extranjero en sus estados financieros.

 

Una tasa de cambio de contado es la tasa de cambio utilizada en las transacciones con entrega inmediata.

La NIC 21 especifica la tasa de cambio a utilizar para informar sobre transacciones en moneda extranjera cuando existe una ausencia temporal de convertibilidad entre dos monedas. Sin embargo, la Norma no especifica lo que se requiere que haga una entidad cuando la ausencia de convertibilidad no es temporal.

 

¿Qué hacer cuando no existe convertibilidad? ¿Cómo determinamos la tasa de cambio?

 

NIC 21 indica el siguiente procedimiento:

 

1. Revisar si dos monedas son intercambiables para estimar la tasa de cambio al contado

Una entidad podría usar una tasa de cambio observable como la tasa de cambio de contado estimada cuando dicha tasa de cambio observable es:

  • La tasa de cambio de contado a efectos distintos de aquellos para los que la entidad evalúa la convertibilidad;
  • La primera tasa de cambio a la que una entidad puede obtener la otra moneda después de que se restablezca la convertibilidad de la moneda

 

2. Determinar el tipo de cambio cuando una moneda no es convertible en otra

Cuando una moneda no es convertible en otra en la fecha de la medición la Compañía estimará la tasa de cambio de contado en esa fecha, para esto la tasa de cambio al contado debe cumplir las siguientes condiciones:

  • La tasa a la que una Compañía habría podido realizar una transacción de cambio si la moneda fuera convertible en otra en condiciones normales de Intercambiabilidad
  • La tasa que hubiera sido aplicada a una transacción ordenada entre participantes del mercado;
  • La tasa que refleja fielmente las condiciones económicas imperantes.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)