Por medio del Decreto Legislativo N° 1424 se realizó en el 2018 una modificación del numeral 1 del inciso a) del artículo N° 37 de la Ley del Impuesto a la Renta (LIR), en la cual se define un nuevo límite para la deducción de gastos por intereses. Esto se debe, a que el anterior cuerpo normativo indicaba que solamente se debía evaluar los intereses provenientes de partes vinculadas.

 

 

 

De esta forma, de la modificación realizada, se puede apreciar siguiente:

  • Solo surgirá efectos a las de dudas constituidas o renovadas a partir de la fecha de publicación del DL 1424, hasta el 31 de diciembre de 2020.

  • Ha sido sustancial, toda vez que desde el momento de la modificación, todas las deudas debían ser incluidas en el análisis del límite de endeudamiento, con lo cual muchas empresas tuvieron que asumir que iban a tener una adición permanente por este concepto.

Por otro lado, en la disposición complementaria modificatoria del decreto antes mencionado, se agregó una modificación que aplicaría a partir de 01 de enero de 2021, donde se establece como límite máximo de los intereses netos el 30% del EBITDA tributario del ejercicio anterior, el cual fue definido de la siguiente forma:

  • Renta neta luego de efectuada la compensación de pérdida más los intereses netos, depreciación y amortización”

No obstante, ante esta nueva forma de determinar los intereses que debían ser deducibles para efectos del impuesto a la renta, se plantearon muchas dudas porque el Decreto Legislativo indicaba que debía ser el EBITDA del ejercicio anterior.

Por esta razón, se promulgó el Decreto Supremo N°402-2021-EF en el cual se señala lo siguiente:

  • “En los casos en que en el ejercicio gravables el contribuyente no obtenga renta neta o habiendo obtenido esta, el importe de las pérdidas de ejercicios anteriores compensables con aquellas fuese igual o mayor, el EBITDA será igual a la suma de los intereses neto, depreciación y amortización deducidos en dicho ejercicio.”

Asimismo, se ha establecido que para las empresas que recién inicien operaciones, el límite del EBITDA no será del ejercicio gravable anterior, sino el año en que se constituye como persona jurídica.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)