MTPE ampliaría uso de trabajo remoto hasta 31 de julio del 2021

 

El Gobierno está elaborando un proyecto de ley pensado a largo plazo para el trabajo a distancia. Sin embargo, abogados laboralistas consideran que la normativa actual requiere ajustes inmediatos relacionados a la ergonomía y la compensación de gastos.

Es importante tener en cuenta que trabajo remoto y teletrabajo no son lo mismo. El primero (citado en el decreto de Urgencia 026-2020) es obligatorio para los trabajadores sindicados como grupo de riesgo y opcional para el resto.

Recordemos cuales son las principales diferencias entre estas dos modalidades:

TELETRABAJO

 

En ambos casos, los trabajadores conservan todos sus derechos individuales y colectivos (incluyendo la jornada máxima de trabajo).

¿Ventajas del teletrabajo?

El trabajador se beneficia de menos gastos en transporte y alimentación; y goza de autonomía para adecuar su horario a sus necesidades personales y familiares.

¿Desventajas?

Su desvinculación de sus compañeros de labores; y su exposición a situaciones de explotación: definición de metas excesivas basadas en reducciones arbitrarias de los “tiempos muertos”.

En el actual contexto de pandemia por la COVID-19, el trabajo remoto es una herramienta fundamental para proteger a los trabajadores de un eventual contagio y permitirles, a la vez, preservar sus empleos en el sector formal. Asimismo, facilita a los empleadores privados y públicos continuar con sus respectivas actividades, en aquellos casos donde las características de las funciones de los trabajadores lo permitan, disminuyendo de esta manera el impacto económico negativo de la crisis sanitaria.

 

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)