(Publicado el 16 de julio del 2021)

Según el artículo 4 de la Ley ITAN, la base imponible es originado por el valor de los activos netos consignados en el balance general ajustado (D.L N°797). Respecto al tema, la SUNAT señaló que el establecimiento de dicha base imposible debe tomar como punto de partida el monto total del “activo neto según el balance general”. Esta expresión no está definida en ninguna norma tributaria y trata de ser un concepto que se estima según normas y principios contables.

 

Así, según el párrafo 9 de la NIIF 16 vigente para períodos anuales que empiezan desde el 01.01.2019, indica que aquel contrato que tiene por objeto un arrendamiento, significa que transmite el derecho a controlar el uso de un activo identificado dentro de un período.  Ello es complementado con la información señalada Apéndice A, respecto a la definición de términos de la NIIF.

Por otro lado, el Plan Contable General Empresarial, aprobado por Resolución N°002-2019-EF/30 del Consejo Normativo de Contabilidad, indica una lista de activos por derecho de uso, que agrupa las subcuentas en las que se registran dichos activos.

De esta forma, contablemente, existe un efecto de incremento en el saldo del activo neto por el reconocimiento del derecho de uso del activo, así como un efecto de decremento o disminución en el saldo del activo neto cuando se realice el reconocimiento de la depreciación del derecho de uso del activo. Además, se debe determinar si estos activos por derecho de uso son susceptibles de depreciación o amortización según la LIR.

Tanto el artículo 38° como el 44.g° de la LIR y el artículo 22° del Reglamento de la LIR, disponen las características de deducción que deben ser evaluadas para el caso concreto. Cabe resaltar que previamente la SUNAT ha realizado la definición de “depreciación” y de “amortización”. El primero está vinculado con el activo fijo y el segundo mantiene vínculo con el activo intangible. Es por ello que la presente consulta no cabe como depreciación tributaria, debido a que el presente arrendamiento no es un activo fijo.

Ahora, tampoco se le podría clasificar como activos intangibles, pues los mismos son clasificados en la cuenta contable 34 del Plan Contable General. Dicha cuenta alberga activos por derecho de uso que no son de duración limitada y quedan excentos de los efectos del Impuesto a la Renta.

 

En conclusión, considerando que la depreciación o amortización susceptible de ser deducida de la base imponible del ITAN es la que se reconoce para fines del impuesto a la renta, y siendo que la normativa de este impuesto no contempla la posibilidad de depreciación o amortización alguna para el caso de los activos por derecho de uso, se puede afirmar que se debe incluir en la base imponible del ITAN los activos por derecho de uso derivados de los bienes recibidos en arrendamiento operativo consignados en el balance general y sumársele el valor de las depreciaciones calculadas de acuerdo con las normas y principios contables; no correspondiendo restarle amortización o depreciación tributaria alguna.

 

Para más información, hacer clic aquí.

—————————————————————————————————————————————————————————————————–

Esperamos que esta información sea de relevancia para usted y su empresa. De requerir mayores alcances con relación a dicho tema, no dude en comunicarse con nuestro equipo de especialistas del área de Tax & Legal y Outsourcing, aquí. 

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)