El contagio por COVID19 no puede calificarse como enfermedad profesional para los trabajadores que no forman parte del personal de salud mediante la aplicación por analogía de la Ley N° 31025, que lo incorpora en el listado de enfermedades profesionales de los servidores de la salud

 

Este constituye el principal lineamiento jurisprudencial que se desprende de la sentencia de primera instancia correspondiente al Expediente N° 00570-2020-0-1602-JR-LA-02, emitida por el Segundo Juzgado de Trabajo permanente de Ascope de la Corte Superior de la Libertad con fecha 21 de diciembre del 2021.Es así que los hechos de caso, los herederos de un trabajador demandaban al empleador indemnización por daños y perjuicios en base a un accidente de trabajo; al mismo tiempo, como pretensión subordinada una indemnización por daños y prejuicios por enfermedad profesional.

Asimismo, la empresa demandada solicita la declaración de infundada la demanda. Esto se debe a que el Covid-19 no cumpliría con ser un “accidente de trabajo” o “enfermedad profesional” en base al Decreto Supremo N° 009-97-SA. Por otro lado, el empleador indica que fue diligente en el espacio de trabajo respecto medidas sanitarias para evitar el contagio.

Finalmente, el juzgado indica que no podría calificar, en este caso, el contagio de COVID-19 no califica como un accidente de trabajo pues no cumplía con ser:

i) un suceso inesperado

ii) improvisto

y iii) violento

Razón por lo cual podría ser una enfermedad profesional. Sin embargo, al tener en cuenta que el empleador actuó diligentemente con protocolos de seguridad y que el demandante ha sido el único contagiado del centro de labores, no se puede indicar que haya una relación de antijuridicidad y causalidad.

Es por estos motivos que el juzgado declara INFUNDADA la demanda.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)